Garrapatas Y Bacterias Que Transmiten

 

 

 

 

 

 

 

En Europa, las garrapatas son los principales vectores de las enfermedades infecciosas, la más conocida de las cuales es la enfermedad de Lyme. Por lo que es de suma importancia la prevención de la picadura por garrapatas.

Otros microorganismos también son transmitidos por garrapatas, causando enfermedades actualmente mal diagnosticadas. El objetivo del proyecto “OH Ticks” es comprender mejor estos patógenos para proponer pruebas diagnósticas adaptadas.

La enfermedad de Lyme, o borreliosis de Lyme, se transmite durante una mordedura de garrapata infectada por una bacteria de las espiroquetas familiares. La enfermedad puede progresar en tres fases: fase temprana localizada, fase temprana diseminada y luego fase diseminada tardía.

Así, dentro de los 30 días posteriores a la inyección, puede aparecer primero como una placa redonda y redonda que se extiende en un círculo (eritema migratorio) desde el área de la punción.

Si la persona no recibe tratamiento antibiótico, los signos neurológicos o daños a las articulaciones o, más raramente, otros órganos pueden aparecer unas semanas o meses después de la mordedura. De meses a años después de la infección, pueden aparecer manifestaciones terciarias de manifestaciones articulares, cutáneas, neurológicas, musculares o cardiacas.

“La evolución es muy favorable cuando se diagnostica y trata tempranamente la enfermedad, en ausencia de tratamiento la evolución hacia la fase secundaria no es sistemática sino que agrava el pronóstico”, señala el Ministerio de Salud.

Cada año, se calcula que en Francia hay unos 27.000 nuevos casos por año. Las personas que viven con esta enfermedad tienen que ver con un diagnóstico difícil de establecer y análisis de sangre que son controvertidos debido a su falta de fiabilidad.

La Garrapata Tiene Muchas Bacterias “Malas”

La detección no es fácil porque la picadura de la garrapata es indolora y no siempre está acompañada de eritema migratorio.

“En algunos casos, el diagnóstico de la enfermedad de Lyme de las personas que han sido mordidas es negativo, incluso si tienen los síntomas de la enfermedad de Lyme, otros son seropositivos para Lyme, pero el tratamiento con antibióticos sigue siendo ineficaz. Explica el responsable del Departamento Científico de Salud Animal del INRA (Instituto Nacional de la Investigación Agronómica de Francia).

La explicación estaría relacionada con la presencia de otros microbios desconocidos que podrían ser transmitidos por garrapatas y podrían ser responsables de enfermedades aún no diagnosticadas.

La otra hipótesis es una “coinfección” entre las bacterias responsables de la enfermedad de Lyme y otros microbios, parásitos o virus que pueden ser resistentes al tratamiento antibiótico prescrito.

Es en este contexto que el proyecto “OH Ticks” fue concebido, llevado por el INRA con la red Sentinelles, el CHU y el Instituto Pasteur. Su objetivo es caracterizar mejor las enfermedades transmitidas por garrapatas mejorando el diagnóstico tanto en humanos como en animales, donde las garrapatas son el principal vector de enfermedades.

Los científicos están desarrollando enfoques basados ​​en métodos de secuenciación de alto rendimiento para identificar nuevos microbios potenciales.

Nuevos Microorganismos Identificados

Una técnica que les permitirá detectar e identificarlos a partir de la colección de pacientes y animales que padecen síndromes inexplicados después de una picadura de garrapata. “También tiene como objetivo desarrollar técnicas que demostrarán el vínculo epidemiológico entre la picadura de garrapata, la presencia de un microbio y los síntomas en el huésped. Estos resultados se utilizarán para desarrollar nuevas pruebas de diagnóstico Adaptado “, explica el INRA.

Este proyecto de secuenciación se refiere en particular a la especie de garrapata Ixodes ricinus, la más extendida en Europa y vector potencial de muchos patógenos (virus, bacterias…).

Para sacar una imagen de todos los microorganismos presentes en estas garrapatas, los investigadores extrajeron el conjunto de ARN (ácidos ribonucleicos) de las garrapatas Ixodes ricinus tomadas en Alsacia y en las Ardenas.

Los resultados mostraron que la mitad de las garrapatas analizadas son portadoras de patógenos, 50% de los cuales están coinfectados, por al menos dos y hasta cinco patógenos.

“Este trabajo destaca la importancia del fenómeno de coinfección, que puede tener importantes implicaciones para la salud humana, en particular la necesidad de desarrollar nuevas pruebas diagnósticas más adecuadas para las enfermedades transmitidas por garrapatas. Dijo el INRA.

Estos análisis también revelaron la inesperada presencia de bacterias de Borrelia miyamotoi y Neoehrlichia mikurensis, asociadas con fiebres graves.

También se detectaron nuevas especies de parásitos Babesia y Theileria potencialmente asociadas con enfermedades y un virus, el virus Eyach, sospechoso de ser la causa de enfermedades en seres humanos.

Los investigadores ahora están trabajando para identificar su grado de peligrosidad y para secuenciar su genoma. “De esta investigación resultará el desarrollo de herramientas de prevención y futuras pruebas de detección y diagnóstico”, concluye el INRA.