Una formulación con astaxantina y el entrenamiento mejoran la resistencia y la fuerza en personas mayores

Un nuevo estudio afirma que un suplemento alimenticio a base de astaxantina, vitamina E tocotrienol y zinc podría contrarrestar los efectos de la sarcopenia en personas mayores si se combina con el ejercicio físico.

Según los resultados publicados en la revista Journal of Cachexia las mejoras de fuerza muscular en personas mayores fueron mayores cuando la formulación con astaxantina se utilizaba en combinación con el ejercicio en comparación con los que únicamente hacían ejercicio.

“Estos resultados sugieren que el potencial de mejora de la fuerza y resistencia de los músculos de las personas mayores es visible cuando los suplementos nutricionales que estimulan la adaptación se combinan con ejercicio que incorpore tanto componentes aeróbicos como de resistencia”, escribieron los investigadores de la Universidad de Washington en Seattle.

“El resultado es un enfoque que implica el ejercicio funcional y una suplementación dietética que pueden mejorar la resistencia, la fuerza y la función para remediar los déficit relacionados con la sarcopenia que limita de la movilidad en personas mayores”.

Sarcopenia

La pérdida muscular es una parte del envejecimiento y los investigadores han estimado que, a partir de los 50, perdemos un 1-2% de masa muscular cada año. La fuerza también disminuye en una proporción de 1,5% al año empezando a los 50 años y se acelera hasta un 3% tras los 60 años.

Detalles del estudio

El nuevo estudio, que incluía 42 personas de entre 65 y 82 años, examinó cómo una formulación que contenía astaxantina (12 mg diarios), tocotrienol (10 mg) y zinc (6 mg) podría mejorar los beneficios del ejercicio sobre la fuerza y el tamaño muscular.

Los sujetos recibieron la formulación con astaxantina o placebo durante un mes antes de comenzar el entrenamiento de 3 meses combinado con la intervención.

Los resultados mostraron que ambos grupos experimentaron mejoras de la resistencia durante un ejercicio de caminar a intervalos en una cinta inclinada. Además, la distancia recorrida en seis minutos también aumentó en los dos grupos.

La suplementación con astanxantina se relacionaba con un aumento significativo de la fuerza máxima voluntaria (MVC: +14%), tamaño muscular (área transversal: +2,7%) y fuerza específica (+12%) mientras que no se observó cambio alguno en el grupo placebo.

“Estos resultados demuestran que los ejercicios funcionales combinados con una formulación con componentes antiinflamatorios y antioxidantes naturales mejoraron la fuerza y el tamaño muscular en sujetos de edad avanzada más que el ejercicio por si solo”, escribieron los investigadores.

Cómo funciona

Sobre los potenciales mecanismos de acción los investigadores señalaron que se sabe que la unión neuromuscular, la placa entre el músculo y el sistema nervioso, se ve afectada por el estrés oxidativo y los datos de los estudios con ratones han demostrado que la reducción del estrés oxidativo podría mejorar la unión neuromuscular y la fuerza específica.

“Se ha informado que la formulación con astaxantina actúa como un antioxidante in vitro en modelos con roedores e in vivo en humanos”, escribieron. “Esta propiedad antioxidante podría reducir el estrés oxidativo para que las señales biosintéticas emitidas por el entrenamiento puedan activar la reconstrucción de la unión neuromuscular degenerativa con el tratamiento con astaxantina. La unión neuromuscular rejuvenecida podría permitir activar más fibras musculares y podría explicar la mejora de la fuerza específica de la dorsiflexión del tobillo que se encuentra en este estudio”.

Referencias

Liu SZ, Ali AS, Campbell MD, Kilroy K, Shankland EG, Roshanravan B, Marcinek DJ, Conley KE. Building strength, endurance, and mobility using an astaxanthin formulation with functional training in elderly. J Cachexia Sarcopenia Muscle. 2018 Oct;9(5):826-833. doi: 10.1002/jcsm.12318. Epub 2018 Sep 26.