La lucha contra el envejecimiento de la piel

La sociedad moderna está obsesionada con los logros, la juventud y la belleza. Desde la segunda mitad del siglo XX ha habido un creciente enfoque en el cuerpo como vehículo de identidad y autoexpresión, con un mayor reconocimiento del papel de la apariencia y el deseo de superación personal.

La juventud se ha vuelto valorada y privilegiada por encima de la edad y la experiencia de vida. La belleza es el nuevo indicador aparente de valor social y la cosmética natural antiedad ha renacido. Esto contrasta con las culturas en las que se venera la edad y se respeta a los ancianos.

Sin embargo, el deseo por la belleza no es un fenómeno puramente de finales del siglo XX. Prácticas de belleza bien documentadas se remontan a los baños de leche de Cleopatra, el uso de kohl para oscurecer y realzar los ojos, tintes vegetales en mejillas y labios y adornos para el cabello…

La-lucha-contra-el-envejecimiento-de-la-pielHistóricamente, las personas a menudo han experimentado una gran incomodidad y riesgo para adaptarse a los modos de belleza prescritos por la cultura, que incluyen vendajes de pies, tatuajes rituales y escarificación corporal.

Un factor que contribuyó a la obsesión del siglo XXI por la belleza y la perfección ha sido el desarrollo significativo durante las dos últimas décadas de las formas en que el cuerpo (especialmente el femenino) ha sido presentado por los medios de comunicación y retratado en la publicidad.

Esto ha promovido estándares de belleza cada vez más imposibles, que se han vuelto cada vez más irreales e inalcanzables.

El surgimiento de las estrellas de cine de Hollywood y la presencia de modelos de moda en el cine, la televisión y los medios impresos sirvieron para hacer accesibles las imágenes “ideales” a un mayor número de personas y para tener un mayor impacto en la conciencia pública.

La apariencia se convirtió en un punto focal para las mujeres y la búsqueda de la belleza valió el tiempo, el dinero y, en algunos casos, el dolor.

A lo largo de la última parte del siglo XX, los avances en la medicina y la nutrición, combinados con una mayor conciencia de la atención médica individual, han permitido a las personas vivir vidas más largas, saludables, productivas y activas.

A medida que las personas envejecen, sus preocupaciones sobre su apariencia se concentran cada vez más en el rostro.

Por ejemplo, Goodman (1994) entrevistó a 24 mujeres, 12 de las cuales se habían sometido a cirugía estética y 12 no. Las edades oscilaron entre los 29 y los 75 años. Las mujeres más jóvenes estaban más preocupadas por la forma y apariencia de sus cuerpos, mientras que las mujeres mayores estaban preocupadas por sus rostros.

En particular, a las mujeres mayores no les gustaban las arrugas y la piel caída y se habían sometido a estiramientos faciales, peelings químicos y flexiones de la barbilla.

¿Qué sucede realmente con la apariencia facial a medida que envejecemos?

Los procesos de envejecimiento intrínsecos incluyen la pérdida de elasticidad y colágeno de la piel, junto con la atrofia de la grasa. Los factores extrínsecos, en particular la radiación solar, dañan la dermis, con efectos sobre el colágeno y las fibras elásticas (Demas y Braun 2001).

Otros factores que pueden contribuir a una apariencia envejecida del rostro incluyen mala salud general, una dieta poco saludable, tabaquismo y alcohol.

Demas y Braun (2001) describen los signos del envejecimiento facial:

  • – Una frente arrugada.
  • – Cejas caídas, con apariencia de capucha en el párpado superior lateral.
  • – Pérdida de la redondez del cheque y pliegues nasolabiales.
  • – Caída de las líneas del cuello como consecuencia de la pérdida del tono del músculo.
  • – Pérdida de la definición del mentón.
  • – Caída de los tejidos nasales.
  • – Arrugas de la piel alrededor de la boca, con adelgazamiento de los labios.

El aspecto envejecido puede acentuarse por otros daños cutáneos, como la pigmentación, así como la caída del cabello. La pérdida de dientes también puede hacer que los contornos de la boca estén menos definidos.

Algunas personas perciben estos signos físicos del envejecimiento facial como una amenaza para la auto-continuidad y reaccionan ante ellos como una enfermedad que hay que deplorar y erradicar (Poole y Feldman 1999).

En lugar de ser considerado como una parte de la vida completamente natural, ordenada en el tiempo y predecible, el envejecimiento se representa cada vez más como una condición patológica que necesita corrección o reparación; una “enfermedad” que la medicina moderna debe combatir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.